"SOMOS MUJERES PUJANTES, TRABAJADORAS, BERRACAS, QUE QUEREMOS SALIR ADELANTE" YOHANA LICETH ACOSTA, COLOMBIA. - Fundación Capital
21195
post-template-default,single,single-post,postid-21195,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

“SOMOS MUJERES PUJANTES, TRABAJADORAS, BERRACAS, QUE QUEREMOS SALIR ADELANTE” YOHANA LICETH ACOSTA, COLOMBIA.

El 28 de Febrero y 1 de Marzo 2019, Fundación Capital y el Fondo Internacional de Desarrollo para la Agricultura (FIDA), realizaron en Colombia el evento “Aprendizajes y retos de la inclusión financiera de las mujeres jóvenes rurales en Latinoamérica” con el objetivo de  compartir aprendizajes y experiencias del proyecto “MuJeR: Promoviendo la inclusión financiera de mujeres jóvenes rurales” que se desarrolla en Colombia, México y Paraguay.

El proyecto MuJeR surge para identificar los factores que limitan la inclusión financiera de las mujeres jóvenes en zonas rurales, y buscar la forma de removerlos, con el objetivo de que  éstas puedan acceder a servicios que les permitan administrar mejor y de manera más segura sus recursos, acumularlos e invertirlos para mejorar sus condiciones de vida. Pero además, porque a través de la inclusión financiera la mujer puede ganar una mayor independencia económica y esto contribuye a su empoderamiento.

El primer día de evento, compuesto por diversos paneles y presentaciones, representó una gran oportunidad de reunión e intercambio entre todos los actores involucrados en el proyecto: Mujeres participantes, representantes del sector público y privado de los tres países, y organismos de cooperación internacional interesadas en llegar de manera más efectiva a este público.

El segundo día se realizó una visita de campo a Silvania, un municipio donde se implementó el programa, con el objetivo de escuchar a las protagonistas y vivenciar de manera directa el impacto que ha tenido la inclusión financiera en la vida de las participantes de este municipio y de otras regiones de Colombia.

Durante el encuentro se validó la importancia de la inclusión financiera como primer paso para la inclusión y empoderamiento económico de la mujer:

“El empoderamiento económico es una condición necesaria para erradicar la pobreza y para lograr la equidad de género como objetivos de desarrollo sostenible” Angela María Panqueva Líder de Empoderamiento de la Mujer, Bancamía – Colombia.

Más allá de la inclusión financiera que se promueve en el proyecto MuJeR, el enfoque de género que tienen las capacitaciones se dirige a un cambio aún más fundamental:

Es muy importante la educación financiera, pero tenemos que comenzar trabajando en el empoderamiento de la joven. Tenemos que lograr que ella reconozca sus habilidades, su contribución a la familia y la comunidad  y se reconozca como agente de cambio. A partir de eso se desatan una serie de procesos que van mucho más allá de lo esperado.” Veruschka Zilveti, Coordinadora Regional del Proyecto MuJeR en Fundación Capital.

Se reconoció que para lograr estos cambios se requiere el apoyo de otros agentes sociales, como por ejemplo el de los corresponsales bancarios, éstos son los únicos puntos de acceso a servicios financieros en muchos de los municipios rurales, por lo que pueden promover, facilitar, o evitar la inclusión financiera. Para que ellos puedan lograr ser un punto de apoyo en el desarrollo de las jóvenes, tienen que ser conscientes de su rol en el proceso.

“Llegaban muchas mujeres jóvenes para abrir una cuenta. Saqué tiempo para ellas, les enseñé y motivé, y les dije la oportunidad que el banco puede ofrecerle a la mujer.” Ana Cecilia Villaquiran, corresponsal bancaria en Campo Alegre.

Aparte de los corresponsales como puntos claves de atención a las mujeres, se estableció la importancia de contar con productos financieros que respondan a las necesidades de las mujeres y el rol de los medios digitales en este ámbito:

“Si uno puede adaptar los productos financieros a las necesidades de las mujeres, esto puede generar una verdadera inclusión….los productos financieros digitales permiten ahorrar costos, facilitan el ahorro y favorecen el acceso al crédito formal” explicó Gisela Davico, Líder Regional para América Latina y El Caribe en Better Than Cash Alliance.

Esto ha sido validado por la experiencia del proyecto MuJeR hasta la fecha. Se ha evidenciado que las billeteras o monederos electrónicos responden a muchas de las necesidades de las mujeres jóvenes rurales, ya que les permiten hacer transacciones desde su hogar, sin tener que incurrir en costos de transporte ni tiempo.

“Cuando nos capacitaron – como podemos ahorrar y usar la cuenta (billetera/monedero electrónico), nos solucionaron muchos problemas. A una en el campo le sirve mucho “ Yuly P. Beltrán, participante del proyecto MuJeR en Colombia.  

Sin embargo, hay que considerar que estos instrumentos no son tan intuitivos, y las mejores personas para incentivar y enseñar cómo usarlos son las mismas jóvenes, las pares. Utilizando el mismo lenguaje, y las mismas vivencias, pueden demostrar a sus compañeras, a sus amigas, para qué les sirve. Y a su vez este proceso fomenta el empoderamiento de las jóvenes, quienes sienten que están ayudando a otras mujeres a mejorar.

“Es una motivación muy grande porque entonces dices: estoy haciendo algo bueno por mi comunidad, por mi gente, por las personas que se interesan en saber y  escuchar lo que les quiero enseñar, lo que he aprendido.” Ingrid Tatiana Alvira, participante del proyecto MuJeR en Colombia.

Las participantes del programa demostraron mediante sus relatos que la combinación del trabajo en empoderamiento e inclusión financiera genera una mayor independencia, fortalece su autoestima y desarrolla una fuerza de voluntad que las ayuda a superar las expectativas.

“Me doy cuenta que estaban totalmente equivocados (en decirme -tú no puedes-). Cuánto me gustaría que toda esa gente que me juzgó me vea ahora, y se de cuenta de que las mujeres no somos menos que los hombres.” compartió Adriana Rojas, participante del proyecto MuJeR en Colombia.

Y sin titubear han dejado claro cómo se ven a sí mismas:

“Somos mujeres pujantes, trabajadoras, berracas, que queremos salir adelante” Yohana Liceth Acosta, participante del proyecto MuJeR en Colombia.

Con esta fuerza son ellas las que se inspiran entre sí para liderar procesos de desarrollo en sus entornos, abriendo el camino a más igualdad de género y oportunidades para otras mujeres:

“A mi hijo le enseño que no sólo las mujeres hacen cosas en el hogar. También los hombres pueden. Uno debe inculcarle a los hijos que hay igualdad, enseñarle a los hombres que ellos también deben aportar en la casa, y no solo en lo económico.” compartió Yazmín García, participante del proyecto MuJeR en Colombia.

Este empoderamiento y mayor independencia económica les genera mayor confianza en su bienestar, bienestar que trasciende la estabilidad económica:

“Una mujer que sea independiente económicamente no va a necesitar tolerar maltrato físico, verbal, psicológico porque va a saber que ella tiene independencia” concluyó Salma Rojas, de 18 años, participante del proyecto MuJeR en Paraguay.

Como conclusión podemos decir que el evento nos ha dejado muchos aprendizajes, que provienen de las mismas protagonistas. En sus propias palabras:

“Si hubiera aprendido antes lo que aprendí ahora con el proyecto, hubiera tomado otras decisiones” Leidy Yohana Rivera participante del proyecto MuJeR en Colombia.

Leidy Yohanna nos dejó reflexionando sobre la importancia de trabajar en la desmitificación de los roles de género y en el empoderamiento de las jóvenes desde el colegio, la importancia de incentivarlas a soñar y a luchar por alcanzar sus metas. Si esto se combina con educación económica y financiera, las jóvenes adoptarán hábitos financieros saludables y comenzarán a planificar.

“A través de sueños se puede cambiar la cultura del machismo: desde ahora que comenzamos a invertir en los jóvenes, se está cambiando una cultura, y es para mejor. Por eso espero que el programa pueda llegar a más jóvenes.” –  Salma Rojas, de 18 años, participante del proyecto MuJeR en Paraguay.

Finalmente podemos decir que este proyecto nos ha dado evidencias de la capacidad transformadora que nos brinda el trabajo entrelazando los tres aspectos que tiene el programa: el empoderamiento, la inclusión financiera y el uso de la tecnología

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.